Abriendo Mercados


Desde hace algunos años he trabajado con una empresa dedicada a  la producción y venta de flejadoras donde me encargo que estas se vendan en todo el mundo ya que esas son las instrucciones del director general cuyos estándares son sumamente altos. Para que esto suceda , me es necesario crear toda una estrategia comercial para impactar los mercados de ultramar , una tarea que en realidad no es fácil aunque es bastante gratificante por el desafío que esta  representa , aunque debo de aceptar que en estos días de comunicación instantánea , todo es mucho mas fácil.

La primer labor que tuve que elaborar a mi llegada aquí fue la de crear una gran base de datos verídica y funcional para ser atacada por nuestros vendedores a quienes se les pide de dos a tres idiomas bien hablados debido a la naturaleza de nuestro target mundial. Una vez que estaban elaboradas estas listas ,  dividimos el departamento comercial en varias zonas de acuerdo con la parte del mundo que habrían de atacar y establecer un buen  posicionamiento de influencia. En esos tiempos cando yo llegue ,  las comunicaciones no eran tan avanzadas ya que la revolución digital solo estaba en planeación.

Por esta razón , el impactar mercados internacionales  era mucho mas difícil de lo que lo es hoy , ya que establecer un contacto significativo para nuestra industria en otros países era algo muy desafiante , algo que nuestros nuevos vendedores en esos momentos no tenían las herramientas ni las influencias necesarias para establecer dicha plataforma de influencia. Por esta razón , hable muchas veces con nuestro director para decirle que el establecer un mercado mundial tomaría mucho mas tiempo por lo que no debía de desesperase. Esto era siempre contestado con lo mismo: solo háganlo. Lo que en ese entonces yo no entendía era que nuestro director siempre ha vivido delante a los tiempos y lo que pide , siempre se puede cumplir , de alguna u otra manera.

Debido a que no existía otra alternativa , decidí que de alguna u otra manera tenia que encontrar una forma de establecer este mercado internacional que tanto se nos pedía , por lo que implemente formas de establecer contactos y relaciones comerciales por medio de las embajadas que teníamos por todos lados en nuestra ciudad. Curiosamente , la primera embajada con la que entablamos un buen dialogo fructífero fue con la embajada de la Unión Soviética , ya que aquel gigantesco país siempre estaba interesado en proyectos industriales  y en maquinaria.

Sin embargo , nuestro primer contrato firmado se dio con Holanda , quienes buscaban nuestras flejadoras para sus múltiples fabricas de molinos. Una vez que sucedió esa primer transacción , otras se fueron abriendo por el mismo medio –embajadas –  hasta que teníamos un mercado bien  establecido  en Europa. Posteriormente , las comunicaciones instantáneas fueron abriendo los caminos de otros continentes lo que nos ha permitido llegar hasta donde estamos el día de hoy. Todo gracias a la visión de nuestro director.

Vacaciones familiares en la CDMX


Si no te ves en la habitación de uno de los hoteles en Acapulco durante las vacaciones de Semana Santa y prefieres quedarte en la Ciudad de México con tu familia, déjame decirte que puedes aprovecharla para pasarla muy bien y disfrutar de algunos sitios donde tanto tu pareja como tus hijos pueden divertirse. No es necesario que gaste dinero que quizá no tienes o que está destinado para otros pendientes, puedes hacer muchas cosas en la CDMX sin gastar en demasía.

Lo mejor de quedarte en la Ciudad de México durante las vacaciones de Semana Santa es que no hay mucho tráfico y la mayoría de los lugares no hay tanta gente como de costumbre. Imagina pasar el jueves o viernes santo visitando el Parque de Chapultepec, donde hay muchas atracciones que puedes hacer. Si llegas temprano tendrás la posibilidad de elegir qué es lo que quieres hacer primero antes de que comience a llegar tanta gente y se llenen las atracciones. Podrías empezar rentando una lancha en el lago, ya sea la de pedales o la de los remos. Si el sol aún no pega con fuerza disfrutarás más de este sitio, además de que será muy divertido ver a tus hijos tratar de hacer avanzar la lancha con los remos, pero si no los quieres hacer sufrir mejor ponlos a pedalear, ya que hay de este tipo de lanchas para dos o cuatro personas, así que todos pueden caber en una o rentar dos, para que también pases tiempo a solas con tu pareja.

Después de su estancia en el lago, podrían pasarse al zoológico para ver la gran cantidad de especies animales que ahí se encuentran. Es un lugar que los niños pequeños disfrutan demasiado, por lo que está garantizado que se la pasen excelente. Además podrías fomentar el aprendizaje sobre la fauna que hay en México. Déjalos que sean ellos los que guíen el camino mientras tu pareja y tú la hacen de cuidadores. Si el hambre se hace presente mientras están en el zoológico pueden pasar a degustar algún alimento a la zona de comida que ahí se encuentra, aunque los precios son un poco elevados, vale la pena comer ahí rodeado de animales. De lo contrario, te recomendaría esperar a salir y buscar algún puesto fuera o un restaurante aledaño a la zona.

Yo te recomendaría también visitar el castillo de Chapultepec, aunque si tienes niños muy pequeños, no creo que sea lo más divertido para ellos, por lo que la siguiente opción es disfrutar de las áreas verdes que hay. Lleva un balón, un frisbi o algo para poder jugar en familia. Corran, juegues, ríanse, griten y desháganse de toda la energía y estrés que puedan tener acumulado en su cuerpo para que cuando llegue la hora de regresar al trabajo o a la escuela tengan la mente fresca para realizar sus labores. Incluso si no quieren gastar en comida podrían realizar un picnic a la antigua, con canasta y mantel para el suelo, sándwiches, aguas de sabor o refrescos, etc. Espero te diviertas mucho en familia.

El Patrón del Mal, la mejor serie de narcos


Hace unas semanas empecé a ver en Netflix la serie de Pablo Escobar llamada ‘El patrón de mal’, aprovechaba mis ratos libres en una empresa donde manejo un plotter de corte para ver un capítulo, y cuando llegaba a mi casa por las noches me echaba un mini maratón. El fin de semana pasado terminé de verla y considero que es de las mejores series sobre el narcotráfico que hay. ¿Por qué? Para eso escribo este blog.

Uno de los aspectos que más odio de las series sobre narcotraficantes es que enaltecen las obras y gracias de los bandidos, como les dicen en Colombia, o de los criminales. Si bien son personas que han sabido superarse y que de estar en la pobreza pasaron a ser millonarios con sus oscuros negocios, también son personas que han matado a gente inocente, que inundan las calles con droga, que se han aprovechado de mujeres y las han violado, entre muchas otras cosas que en ocasiones, durante la producción, dejan muy a la ligera y sólo se enfocan en lo positivo de estas personas, caso contrario al Patrón del Mal. En la serie de Pablo Escobar, producida, si no me equivoco, por Telemundo, es una especie de telenovela, donde conjuntan actuación con videos verídicos, además de que siempre tratan de balancear lo bueno que quería hacer el narcotraficante más buscado de América y todo el daño que le hizo a la gente inocente. Por este simple hecho, la considera de las mejores que he visto, sino es que la mejor.

Por ejemplo, cuando narran el ascenso de Pablo Escobar, sí sientes ese apego o esa motivación que te da el ver a alguien querer superarse y conseguirlo, de la forma que sea. Pero conforme avanza la historia te regalan escenas de las personas inocentes que asesinó, desde niños, adultos y hasta ancianos. Lo que te hace odiarlo. Por eso digo que lo supieron balancear extremadamente bien.

También otro punto a destacar es la actuación del actor que interpreta a Pablo Emilio Escobar Gaviria, pues desde el tono de voz, la respiración y obviamente el aspecto físico son idénticos o muy parecidios al del ya fallecido narcoterrorista. También está el punto que ya les mencioné de los videos y audios reales. Siempre es interesante ver la realidad dentro de una novela ficticia, además los videos te permiten comprar las caracterizaciones de los actores y saber que los maquillistas y de vestuario hicieron un gran, pero gran trabajo. Escuchar lo que logró grabar como palabras finales la policía colombiana de Pablo Escobar es una joya, la comparación de su muerte con las actuaciones soberbia. Así que si estás harto de ver cómo enaltecen a los narcotraficantes, te recomiendo Pablo Escobar: El Patrón del Mal, una muy buena serie-telenovela de la que aprenderás lo malo que fue este personaje que, pese a ello, fue extremadamente querido en su barrio y los alrededores. Échate un clavado a Netflix y ahí la encontrarás, son bastantes capítulos, pero si eres un maratonero de corazón seguro la terminas en menos de un mes.