Ningún deporte está exento de las lesiones


Cuando le niegas la oportunidad a tus hijos de practicar algún deporte de mayor contacto como el futbol americano o las artes marciales mixtas porque te da miedo que se vaya a lesionar o incluso pueda perder la vida realizándolo, pues déjame decirte que ningún deporte está exento de lesiones, incluso el más inofensivo que pueda parecerte. Por eso te voy a contar la historia de un familiar que sufrió un accidente mientras realizaba uno de los deportes denominados como ‘seguros’.

Hace ya algunos años, mi tía inscribió a clases de natación a su hijo pese a que a él le gustaba el futbol americano, pero ella no quiso que lo practicara, pues lo consideraba un deporte salvaje, agresivo y muy peligroso. Así que decidió inscribirlo a natación, y después de un par de años entrenándolo fue a su primera competencia, ahí fue cuando se enamoró de la natación y por fin lo hizo con gusto. Quedó en cuarto lugar en su primera competencia y pronto llegarían los primeros lugares, que lo catapultarían a competiciones semi-profesionales. Justo cuando estaba a punto de entrar al equipo olímpico de México para tratar de ganarse un lugar para los Juegos, llegó el día en que sufrió una grave lesión que lo alejó de las piscinas por un largo período de tiempo.

Todo ocurrió durante una competencia en la que era visoreado por altos mandos del Comité Olímpico Mexicano, estaba muy nervioso, cada vez más cuando se acercaba a su plataforma. Parecía que las piernas le temblaban mientras esperaba el sonido de salida, por un momento creí que tendría una salida en falso, pero resistió; sin embargo, cuando el estruendo se hizo presente, su clavado fue deficiente, golpeando su cuerpo de fea forma contra el agua. Trató de recuperarse y realizó demasiado esfuerzo para conseguirlo, pero tras ese esfuerzo se detuvo y comenzó a ahogarse. Los salvavidas acudieron a su rescate y lo sacaron de la alberca, mi primo se sostenía la rodilla, no quería soltársela, así que le inmovilizaron la pierna y lo llevaron de emergencia a un hospital, donde le realizaron estudios de laboratorio, los cuales detectaron que tenía los ligamentos y los meniscos duramente castigados, por lo que había que intervenir quirúrgicamente cuanto antes.

Resulta que había hecho un esfuerzo sobrehumano en tiempo reciente, lo cual resintió su rodilla y comenzó a pasarle factura, además de que al parecer no estaba realizando los calentamientos correspondientes antes de entrar a nadar. Tras esa lesión tuve que pasar varios meses en recuperación, después tenía que superar el miedo de volverse a alstimar. Hoy en día, sólo nada por hobby y se olvidó de los Juegos Olímpicos.

¿Por qué les cuento todo esto? Para que los padres no piensen que cierto deporte mantendrá alejado a sus hijos de las lesiones, nadie está exento de lastimarse, todo depende del cuidado que tengan y aun así, siempre puede pasar un accidente. Además para decirles que hay deportes que parecen ser demasiado violentos como las Artes Marciales Mixtas, en el cual no se han visto casos de muertes, o al menos no tantos como en el box, el cual no consideran violento.